Immune to Cancer: The CRI Blog

Subscribe

Share

Stephen Estrada’s Immunotherapy Story

Cáncer colorrectal | 2013

Sobre todo, quiero que la bendición de la inmunoterapia sea accesible para todos.

La historia de Stephen

A Stephen Estrada le diagnosticaron cáncer de colon en estadio IV a los 28 años. Actualmente, participa en un ensayo clínico de un inhibidor de puntos de control, un tipo de inmunoterapia. Desde que comenzó este tratamiento, la enfermedad se ha mantenido estable y ha podido hacer más de las cosas que le gustan, como cocinar, probar los nuevos restaurantes y viajar.  

Preguntas y respuestas

¿Cómo y cuándo descubrió que tenía cáncer?

Me llamo Stephen Estrada. Vivo, trabajo y juego en Denver, Colorado. Vivo con mi pareja Kenley desde hace casi 8 años, y con nuestros dos perros, Gretel y Joey. Desde que recibí los diagnósticos estoy más en casa, pero eso nos va muy bien a todos.
 
Me practicaron una colectomía parcial de urgencia 4 días después de que la primera exploración por TAC revelara una masa tumoral. Me diagnosticaron cáncer de colon en estadio IV a los 28 años. Con ese diagnóstico me llegó la noticia de que también tenía un trastorno genético que se conoce como síndrome de Lynch, lo que significa que tengo mayor riesgo de padecer varios tipos de cáncer.

Después de recuperarme de la cirugía, empecé un tratamiento de seis meses de FOLFOX con Avastin. El tumor se redujo lo suficiente como para que me pudieran realizar un procedimiento con NanoKnife. Durante esa cirugía también me hicieron un bypass de estómago, una resección del intestino delgado, una resección de la mesentérica, me extirparon la vesícula biliar y me realizaron una desviación intestinal. Nada de eso estaba planeado, por lo que estaba muy consternado cuando me desperté.

¿Cómo supo de la inmunoterapia y por qué decidió probarla?

Cuando otra TAC reveló que el procedimiento con NanoKnife no había funcionado, en junio de 2014 me inscribí en un ensayo de inmunoterapia.

Tengo lo que se llama cáncer con inestabilidad microsatelital alta. Las inmunoterapias estaban mostrando muy buenos resultados frente a este tipo de cáncer y mi oncólogo pensó que sería una gran oportunidad para mí. Lo pensé unos días y tomé la decisión de inscribirme en un ensayo clínico de fase 1 con el fármaco del estudio, MPDL3280a (atezolizumab, TECENTRIQ) y Avastin.

¿Cómo fue el tratamiento? ¿Tuvo efectos secundarios?

Hoy mi enfermedad está estable. Con el medicamento que estoy recibiendo han visto que los tumores se achican y luego mueren, pero permanecen como una bola inflamada. Ese podría ser mi caso, pero no existe una forma segura de hacer una biopsia del tumor para ver si está metabólicamente activo o no. ¡Así que seguiré adelante!

¿Hay algo que le haya sorprendido de su experiencia con el cáncer?

El cáncer me afectó de muchas maneras, pero hay una que destaco por sobre todas. El cáncer me enseñó a quererme de verdad. Antes me gustaba como era, me divertía y disfrutaba de la vida. Pero ahora puedo decir francamente que estoy profundamente enamorado de quien soy. Y le tengo que agradecer al cáncer por eso.

En cuanto al futuro, solo quiero vivir la vida a pleno, lo que sea que eso signifique. No necesito escalar el Monte Everest o hacer senderismo por los Estados Unidos. Solo quiero vivir más el «ahora» y estar cerca de las personas que quiero. Deseo ser más franco conmigo mismo y con los demás. Quiero disfrutar de lo que hago para ganarme la vida y simplemente agradecer el hecho de poder hacer cualquier cosa.

Pero, más que nada, quiero que todos puedan acceder al regalo de la inmunoterapia. Participar en el ensayo mejoró mi vida un millón de veces, pero me duele cuando veo a mis amigos sufrir por el cáncer. Quiero que lo que fue un regalo para mí también lo sea para todos los demás. Espero que mi participación en el ensayo pueda ayudar a hacerlo realidad.

¿Qué le gustaría contarle a otros pacientes acerca de la inmunoterapia o de la participación en ensayos clínicos?

Quienes me conocen saben que investigo mucho sobre absolutamente todo. Eso es lo que me llevó a donde estoy ahora. Dejé a mi primera oncóloga porque era oncóloga general y yo quería al mejor del mundo en cáncer gastrointestinal. Todos los pacientes con cáncer se merecen lo mejor, pero deben investigar y defenderse a sí mismos. No acepten un «no» por respuesta. Sigan adelante, no dejen de leer, no dejen de hacer preguntas.

Read more:

This website uses tracking technologies, such as cookies, to provide a better user experience. If you continue to use this site, then you acknowledge our use of tracking technologies. For additional information, review our Privacy Policy.