Immune to Cancer: The CRI Blog

Subscribe

Share

Pam G’s Immunotherapy Story

Cáncer de pulmón | 2013

No estaría con vida hoy si no fuera por este fármaco.

La historia de Pam

Cuando en marzo de 2013 Pam Griffith, de 65 años, recibió su diagnóstico de cáncer de pulmón en estadio III, sus médicos le dijeron que era invasor pero tratable y que con cirugía, quimioterapia y radioterapia probablemente estaría bien. Pero ese verano, con su esposo Randy se dieron cuenta de que algo andaba mal: a Pam le habían salido bultos raros en el cuello y en la parte posterior de la cabeza. La exploración por TAC que le realizaron el 23 de agosto de 2013 mostró que el cáncer se había extendido a ambos pulmones y a las glándulas suprarrenales. Pam había evolucionado del estadio III al IV.

En ese momento, su oncólogo, el Dr. Scott J. Antonia, Ph. D., del Moffitt Hospital de Tampa, Florida, le recomendó que considerara participar en un ensayo clínico de un nuevo fármaco de inmunoterapia denominado nivolumab, elaborado por Bristol Myers-Squibb. El nivolumab pertenece a una clase de medicamentos llamados inhibidores de puntos de control, que bloquean el «sistema de frenos» de los linfocitos T. El punto de control particular al que se dirige el nivolumab se llama PD-1. Al «quitarles el freno» a los linfocitos T, el nivolumab posibilita una respuesta más fuerte del sistema inmunitario contra el cáncer.

Pam, una agente de bienes raíces felizmente jubilada, con dos hijos y seis nietos, sabía que quería combatir el cáncer de todas las formas posibles. Answer to Cancer (TheA2C) habló con Pam sobre su inscripción en el ensayo clínico y su experiencia con nivolumab.

Preguntas y respuestas

¿Cómo supo de la inmunoterapia y por qué decidió probarla?

El Dr. Antonia dijo que se estaba estudiando un fármaco contra el cáncer que acababa de salir, y que se estaba probando en ensayos clínicos. El medicamento se llama nivolumab y hacía solo 2 o 3 años que estaba disponible. Quería que me inscribiera en ese programa del estudio lo antes posible, porque creía que esa era mi única oportunidad. 

¿Cómo fue el tratamiento? ¿Tuvo efectos secundarios?

En mi caso, los efectos secundarios de este tratamiento farmacológico fueron mínimos. El tratamiento fue una bendición, me salvó la vida y espero que salve la vida de muchas personas. Creo que es un medicamento milagroso, al menos lo fue para mí. 

¿En qué se diferencia la inmunoterapia de otros tratamientos que pueda haber recibido?

Recibí un tratamiento de quimioterapia muy fuerte que incluía dos medicamentos al mismo tiempo: VP16 y cisplatino. Después tuve que someterme también a radioterapia. Fueron unas 7 semanas de quimioterapia durante las que realmente pasé muy mal. Fue físicamente devastador y no sabía si iba a poder sobrevivir a eso. La radioterapia se tornó muy difícil hacia el final. No podía tragar nada ni retener la comida.

Resulta que ni la quimioterapia ni la radioterapia funcionaron. De hecho, durante todo el tiempo del tratamiento el cáncer se expandió por todo el cuerpo. Mi sistema inmunitario estaba muy débil durante la quimioterapia y el cáncer tomó el control.

¿Hay algo que le haya sorprendido de su experiencia con el cáncer?

Pensé para mis adentros… no voy a morir. No importa lo malo que parezca, decidí que nunca me iba a rendir. Seguiría luchando y haciendo mi mejor esfuerzo.

Dos cosas me ayudaron a seguir adelante. Una fue mi fe en Dios, me di cuenta de que tenía que ponerme en manos de alguien más. Y la otra fue el amor y el apoyo de nuestra familia. En nuestra iglesia tenemos una enorme red de apoyo. Todos me vieron cuando estaba muy mal, y todos dicen que esto fue un milagro. 

Read more:

This website uses tracking technologies, such as cookies, to provide a better user experience. If you continue to use this site, then you acknowledge our use of tracking technologies. For additional information, review our Privacy Policy.